El viento se levanta – review

Standard

jiro

“El vent se levé… il faut tenter de vivre!” – Paul Valery 

Sabias palabras recurrentes una y otra vez en la película, la cual tras un año esperando pude verla al fin. Y nada más especial que coincida cuando ya empiezo a volar solo.

A líneas generales, la película no solo ha cumplido con mis expectativas, sino que las excedió en forma de una sorpresa tras otra. A diferencia de otras obras de Miyazaki, ésta se aferra más a la vida real y a una trama algo más madura que posiblemente a los niños les pueda aburrir un poco. No obstante, siempre se percibe esa marca personal añadiendo algún elemento fantástico o un mensaje que transmite las crueldades de las guerras y llama a la paz. Hace tiempo ya aporté al sitio web Koi-nya.es con un pequeño adelanto que podreis ver aquí

still_42000

La historia hace una especie de cruce entre la vida del ingeniero aeronáutico Jiro Horikoshi (creador del magnífico caza A6M Zero de la Segunda Guerra Mundial) y la protagonista del libro “El viento se levanta” de Tatsuo Hori, caracterizada como Naoko Satomi culminando en una relación amorosa entre ambos protagonistas en tiempos turbulentos.

wind-rises-dynamic

KT_Caproni_Ca-30

Siéndome muy familiar el campo de la aviación y la aeronáutica, puedo decir que Miyazaki ha hecho un buen trabajo de investigación de la ambientación y la tecnología disponible del momento. Igualmente, ya conociendo la biografía del señor Horikoshi (Eagles of Mitsubishi: The story of the Zero fighter), pude identificar momentos clave de su vida con total exactitud aunque los saltos, sobretodo al principio eran bastante prematuros, más sobre la influencia de la aviación en Kaze Tachinu en el post de la visita al Museo Aeronáutico de Tokorozawa, Saitama

DSC04541

Foto real de Jiro Horikoshi y el Zero – Museo de Tokorozawa, Saitama, Japón. 

The-Wind-Rises-3

Siniestro del caza embarcado Tipo – 7 durante las pruebas de evaluación de especificaciones de la Marina Imperial. 

KT_Caproni_Ca-30s

Lo que más me sorprendió es que incluso llegaran a recrear bastante bien la factoría de la “Junkers Flugzeugwerke” (conocida por su cazabombardero JU-87 o el avión de transporte JU-52) en Dessau, junto a obras emblemáticas como el coloso Junkers G.38 o apareciendo en segundo plano, el Junkers F.13 – primer avión de transporte de pasajeros en usar un fuselaje metálico. Asimismo, rescata la figura del ingeniero aeronáutico italiano Giovanni Caproni dandole un papel bastante relevante como así exponiendo sus trabajos más célebres: el mega-hidroavión Ca.60 o el bombardero trimotor Ca.32 .

Junkers G.38

5bb6569028

Junkers F.13

Junkers-f13

Ca.60 , grabado de la misma manera como se ve en el filme.

Ca.32

1_Caproni_CA33

Pero ahí no acaban las sorpresas, uno de los momentos en los que se me saltó la alegría fue cuando el señor Castorp en el piano del resort empieza a tocar una canción muy conocida de la época: Das Gibst nur Einmal (Sólo ocurre una vez) , interpretada originalmente por Lilian Harvey en la película Der Kongress tanzt de 1931.  Ví la película en versión doblada al Español, por lo que la pronunciación se vió bastante forzada.

Al igual que pude observar en Porco Rosso, a Miyazaki no le gusta mucho el militarismo, lo cual se ve reflejado en como retrata a los oficiales del comité de la Marina Imperial Japonesa como perros rabiosos que no se les puede entender nada.

 

Un punto negativo que le puedo sacar, es el “chapurreo” de idiomas que hace el largometraje. Simplemente por dar énfasis, Caproni empieza hablando italiano para dar mas “caché” cambiando luego al español y en español el resto de la película, y lo mismo con los alemanes. Aunque habiendo estudiado alemán durante varios años en el colegio, por fin dieron sus frutos.

Mr.-Kurokawa-Kaze-Tachinu

En resumen, la película la ví como aficionado de la aviación y por ello me ha dejado una impresión bastante buena al poder exprimirle el jugo al máximo. No obstante, se aprecia el mensaje de que por muy corto algo vaya durar, disfrutar cada minuto al máximo.  Se ven bastantes referencias a otras películas de Ghibli, pero la que más se acerca es Porco Rosso. Aunque a diferencia de su antecesora voladora, ésta presenta una trama más realista, dramática y más madura. Aun así se percibe bastante el gusto que tiene Hayao Miyazaki respecto al mundo de la aviación con una buena documentación e investigación del tema que le ha llevado a crear una de las mejores películas animadas. Alguna lagrimilla solté cantando con entusiasmo “Hikoukigumo  “, la canción final de la película.

Buenos vuelos a todos, y recordad ¡El viento se levanta, hay que intentar vivir!

 

 

 

 

 

 

Advertisements

One thought on “El viento se levanta – review

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s